Una breve introducción a la Fianza Rodríguez

Si ha seguido las noticias durante los últimos meses, habrá notado que ha habido una gran cantidad de debates en torno a los centros de detención de inmigrantes de los Estados Unidos. De acuerdo con el Proyecto de Internamiento Global que monitorea e investiga la detención de inmigrantes a nivel mundial, Estados Unidos cuenta con la infraestructura para detención de inmigrantes más grande del mundo. Estados Unidos utiliza los centros de detención alrededor del país con el fin de retener a los inmigrantes por una gran variedad de razones. Alguien podría ser enviado a detención migratoria si se descubre que es indocumentado, si ha sido condenado por cometer un delito, si es acusado de cometer un delito o incluso si es un solicitante de asilo o un menor sin acompañamiento. Estos lugares buscan ser centros de detención de personas donde los inmigrantes puedan permanecer mientras los detalles legales de su caso son definidos.

Desafortunadamente, suelen ser cualquier cosa menos humanitarios. Los debates que rodean los centros de inmigración estadounidenses, se basan en las condiciones de estos centros así como en las justificaciones para utilizarlos.

Existen numerosas acusaciones de violaciones de los derechos humanos sobre los inmigrantes que se encuentran detenidos, con una clara ausencia del debido proceso y en ocasiones escaso acceso a asesoramiento legal. Adicionalmente, aunque estos centros son orientados principalmente a la detención de los llamados “criminales extranjeros”, una vasta porción de quienes se encuentran retenidos en centros de detención no poseen historial criminal y ni siquiera han sido acusados. Peor aún, muchas prisiones en los Estados Unidos funcionan también como centros de detención de inmigrantes, y muchos inmigrantes no criminales se encuentran compartiendo las mismas instalaciones con convictos criminales sentenciados a prisión. La duración de la detención también puede ser un problema serio. Una investigación realizada por Associated Press en 2009 mostró que más de la mitad de los extranjeros en situación de detención no tenían historial criminal, y de esos detenidos no criminales, más de 400 habían sido privados de su libertad por al menos un año, más de una docena por al menos tres años, y uno había sido encarcelado por más de cinco años.

Afortunadamente, si usted reside en la jurisdicción del Noveno Circuito Judicial Federal, el cual incluye

California, Washington, Alaska, Hawái, Idaho, Nevada, Arizona, Montana, Oregón y Guam, existe una medida de alivio potencial que puede utilizar para evitar una detención tan prolongada.

En el caso de Rodríguez v. Robbins, el Tribunal del Circuito decretó que aquellas personas recluidas en centros de detención, tienen derecho a una nueva audiencia para fianza luego de seis meses. Esto quiere decir que si usted o uno de sus seres queridos es recluido en un centro de detención por más de seis meses, tiene la posibilidad de obtener una nueva audiencia donde el gobierno debe de probar tres cosas con el fin de evitar su liberación bajo fianza. El gobierno debe demostrar:

  1. Que la persona es un peligro para la comunidad.
  2. Que la persona corre riesgo de fugarse.
  3. Que la deportación de la persona será ejecutada de forma inminente.

Generalmente el gobierno es incapaz de probar estas tres cosas y es muy probable que se le conceda la libertad temporal.

Estar recluido en detención de inmigrantes es una experiencia terrible, pero un abogado hábil podría ayudarle al menos a evitar una detención prolongada de más de 6 meses. Si bien, aunque falta mucho aún para mejorar el sistema de detención estadounidense, por ahora la Fianza Rodríguez sirve como una fuerte forma de alivio para quienes se enfrentan a prolongados encarcelamientos de inmigración. Si usted o uno de sus seres queridos se encuentra detenido, por favor póngase en contacto con Landerholm Immigration de inmediato para discutir sus opciones y potencial elegibilidad para la Fianza Rodríguez.

If you found this post helpful, please share it!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone